Loading...

jueves, 21 de enero de 2010

Reseña Histórica de la Virgen de Candelaria en Punta Cardón

Las fiestas de la Virgen en su advocación de la Candelaria es celebrada por la Iglesia Católica desde el siglo IV el día 02 de febrero, colocándola cuarenta días después de la celebración del nacimiento de Jesús (25 de diciembre), ya que éste era el espacio de tiempo que la ley mosaica señalaba para la presentación del niño y la purificación de la madre (Ex. 13, 2; Lv. 12, 2-4), situado crónológicamente en el pasaje bíblico del Evangelio de Lucas 2, 22. Si bien es verdad que el espíritu es navideño, la estructura litúrgica de la celebración se inspira en la celebración de la Noche Pascual, siendo uno de los ritos más significativos de las fiestas la bendición y procesión de las candelas (velas). De allí se deriva el nombre popular de las ”fiestas de las candelas” o Nuestra Señora de la Candelaria.

Una fiesta con espíritu navideño y esplendor pascual que los puntacardonenses celebran con mucho fervor.

Esta devoción proviene de Tenerife, España. Según cuenta la tradición popular, que antes de que el cristianismo llegara a las Islas Canarias, Nuestro Señor fue conocido a través de la aparición de la Virgen de la Candelaria, y transmitida a nuestro pueblo de Punta Cardón a través de un grupo de familias canarias que hicieron vida en nuestra comunidad.

¿Por qué nuestra parroquia lleva el nombre de Nuestra Señora de la Candelaria?

Se cuenta que en los principios de esta comunidad cristiana, allá por 1904, en un cují al lado de la Escuela Punta Cardón, se reunía regularmente un grupo de personas a rezar el rosario, entre ellos estaba doña Carmela de Ochoa, logrando motivar a un equipo de mujeres y hombres entre ellos don Pedro Marcelino Sánchez para la construcción de la primera capilla del pueblo. Tomando las mujeres un papel muy importante al cargar las primeras piedras para esta construcción.

Doña Carmela de Ochoa era una mujer muy creyente que llegó a Punta Cardón y enseño de religión lo que ella sabía. Siendo muy devota de la Virgen del Carmen, Doña Carmela a mediados del 1916 manda buscar una imagen de esta para la capilla. Acontece que en el envío, vienen dos imágenes para dos lugares diferentes y es allí que no llega a Punta Cardón la imagen pedida sino una imagen de la Virgen de la Candelaria con el nombre de Virgen de la Purificación.

Luego en 1957 desde la Iglesia Santa Cruz de Caracas llega la actual imagen que es más grande, morena y con detalles muy específicos, tales como la paloma, la vela, anillo en los dedos, facciones del rostro más delicados y expresivos. Esta imagen fue restaurada bajo la administración parroquial del Padre Danilo Bianco. Es así como llega la Virgen de la Candelaria y con ella todo el esplendor de su gloria a protegernos como un lucero que siempre está mirándonos.

Es por ello que doña Magaly de Ramírez parafraseando a mamá Maducha (Doña Candelaria Navas) contaba que “nosotros no elegimos a la candelaria, ella nos eligió a nosotros”. Incluso se cuenta que sus oraciones eran una súplica por la unidad de la gente de la Botija y la Puntica que tenían diferencias y divisiones entre si.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada